Depredadores en la Internet

Depredadores en la Internet

Un saludo… Comparto el artículo original del autor de la ley de delitos informáticos en Colombia (L1273-2009) Alexander Díaz García sobre la problemática de depredadores en la internet… Personalmente considero que esta problemática NO es exclusiva de las mujeres como lo expresa el autor en la primera parte del texto, todos y todas podemos ser víctimas de las técnicas y tácticas de estos delincuentes…

Con el video que ofrezco a continuación, producción del Canal Colombiano RCN, concluimos que las mujeres que buscan pareja a través de la Internet, cada día se está convirtiendo en una actividad de alto riesgo, aquí y en cualquier parte del mundo.  Las redes sociales son el mejor canal de búsqueda para los esfuerzos de las mujeres que quieren encontrar desaforadamente su alma gemela en el exterior y efectivamente los depredadores sexuales están listos para acaparar este mercado que se lo ponen a su disposición con bandeja y menú a la carta. Las ingenuas víctimas encuentran potenciales “cónyuges” a través de publicaciones en perfiles creados ex profeso para estos menesteres. Búsqueda que usualmente logran sin mucho esfuerzo pues son muchos los delincuentes, seguramente con  perfiles falsos, publican sugestivas fotos para mostrar un “lindo extranjero” o una cara de un  “príncipe azul” con las que convencerán a sus víctimas.

Se sabe que a las damas elegidas se les proporciona los tiquetes (recuerden que es una inversión y hay que mostrar solvencia a la víctima) por sus futuras parejas o potencial (es) marido (s), individuos que no conocen personalmente, porque sólo les han hecho vivir “experiencias divinas” por medio de sus charlas virtuales, pues no han logrado saber si el sujeto ronca o mastican bien sus alimentos, si tiene enfermedades o realiza o tienen ciertas costumbres extrañas, que no son de su aceptación, algunas se atreven a decir que no les importa porque aprenderán a amarlos con el tiempo con estos detallitos; aspectos que son toda una sorpresa para la esperanzada víctima conyugal. Cuando se han dado cuenta de la situación real de riesgo, ya es demasiado tarde, son abandonadas incluso en el primer encuentro personal que es casi siempre sexual, y las dejan a su suerte en un país extranjero, llevan sumas insignificartivas de dinero que pronto se les agota, son sometidas a la esclavitud sexual, violaciones, humillacione, vejámenes y hasta la muerte como nos lo enseña esta nota de RCN.
Algunas incrédulas que no son tan osadas en aceptar estos viajes maravillosos, se han limitado a chatear con su galán virtual a través de las diferentes herramientas que existen en las redes para realizar estas tareas, no obstante lo inocente que se convierte aparentemente estos cuartos de charla, éstas realizan conversaciones acompañadas de escenas completas de alto contenido sexual, pensando que su interlocutor es un decente caballero, con el que creen merecer compartir este momento de intimidad con su proyectada pareja, y lo que está ocurriendo verdaderamente es, que les están grabando todo el show aparentemente privado para luego comercializarlo en los miles de sites que existen en las redes, ofreciendo material con contenido de esta naturaleza por un par de dólares o están transmitiendo en tiempo real su encuentro sexual, no es raro que a “María” o a “Julia” sean saludadas inexplicablemente en la red porque las conocen, precisamente porque su novio “tan lindo” vendió su entrega virtual de pasión a una comercializadora o él mismo realiza la comercialización.
El tercer caso de los depredadores sexuales, es una variable de la anterior, consistiendo en que no viajan pero las obliga a mantener un ritmo de escenas diarias para grabar un alto contenido explícito sexual, extorsionándolas con publicarlas sino acceden (por ejemplo mujeres casadas con amigos virtuales). Esta variable no sólo ocurre con mujeres adultas sino también con adolescentes de ambos sexos que están empezando su vida sexua (sujetos por el temor que los padres o resto de familia se enteren). Como ésto genera temor por los señalamientos sociales y que conozcan sus preferencia (datos sensibles) sexuales que tienen las personas en la intimidad, usualmente logran los criminales mantener la víctima por un buen tiempo atada a sus pretensiones ilícitas. También incluimos con el mismo formato pero diferente escenario es el de las ofertas laborales, que enseñan oportunidades que a nivel local nunca se encontrarán aparentemente, cuando las víctimas llegan al país anfitrión se les muestra la realidad del trabajo por ocupar, se les retienen los documentos de identificaición, comercio sexual, pornografía no consentida, comercio de órganos, y otras labores denigrantes que muy seguramente no sólo violan la dignidad humana sino también otros derechos constitucionales.
Ahora bien en tratándose de depredadores patrimoniales los que se apoderan a través de una mise en scene (estafa) del patrimonio de su víctima sin importar el género, hombres y mujeres caen por igual. La conducta consiste en buscar potenciales víctimas que poseen alguna fortuna significativa o solvencia económica reconocida (se establece mediante ingeniería social) y aprovechándose del mismo ánimo anterior, de conseguir pareja, se entregan sin límites a ese “príncipe azul” o a esa “reina” y éstos mostrando cierta solvencia muy parecida a la de sus víctimas, les ofrece confianza y comienzan a intimar no sólo sexualmente sino confidencialmente, pues le entregan toda la información de su bienes, incluso se llega a tal punto que la víctima le autoriza sin ninguna restricción el manejo y adminsitrción de los bienes. Cuando despiertan de este lindo sueño, se dan cuenta que están en la calle sin un centavo en su bolsillo, tal vez en un país extranjero y en donde seguramente su pareja (él o ella) le ha hecho adquirir créditos inmensos en donde el esperanzado (a) consorte dócilmente rubrica su compromiso.
La rata de estos delitos es muy baja porque poco se denuncia, entonces no se tienen estadísticas fidedignas, precisamente por el escarnio que genera el conocimiento en la sociedad que tal persona fue víctima o no, de conductas penales de esta naturaleza. Para el ego de un hombre no menos para la mujer, cuando cae en manos de una (o) de éstas (os), puede producir efectos psicológicos severos, de ahí el por qué prefieren ocultarlo. Ante tales hechos existen asociaciones, organizaciones y otros, de origen público o privado que ayudan a las víctimas de estos comportamientos, por ejemplo tenemos el web site: http://www.facebook.com/amit.mendelsohn administrado por Amit Mendelshon, en donde se publican todos los perfiles que han sido utilizados por los depredadors para hacer caer en sus redes víctimas inocentes. Importante es que se denuncie ante las autoridades de sus respectivos países. Este trabajo ciertamente no va a detener el flagelo de los depredadores en la Internet, tal vez ni baje las estadísticas, pero nos va a permitir concienciar a la comunidad advirtiéndole que deben tener más de prudencia, cuidado y desacelerándo ese ánimo de buscar pareja sin establecer filtros, la razonabilidad que corresponde y el análisis de riesgo que implica esta clase de relaciones, porque este proceso no es como el de comprar tomates, rojos, frescos y limpios. La opción de morir en manos de su marido, como la mujer de la nota periodística, no es nada descartable.
Por fortuna podemos decir que hoy por hoy existen laboratorios forense con excelentes recursos en informática forense e informática jurídica y amén de profesionales certificados en el área, con equipos muy sofisticados como los de la empresa CHK SECURITY SYSTEMS, para ponernos a tono con los delincuentes. Podemos decir que hemos (la alianza entre el sistema judicial y los laboratorios de informática forense particulares y oficiales) logrado el éxito en casos en donde se ha penetrado a la máquina del depredador (claro con anuencia del Juez de Control de Garantías Constitucionales) sin que éste se entere, en el momento mismo que cree estar controlando a la víctima, apoderándonos de sus ficheros. Hemos ubicado direcciones físicas y por ende su IP y su ISP. nos le hemos apoderado de su web cam, de todos los dispositivos (perífericos) instalados a la red y al equipo, estableciendo la identidad plena del sujeto agresor, quien ha pensado que el encontrarse al otro lado del monitor le da anonimato. Consideramos que hemos contribuido a mermar esta clase de conductas.
Finalmente no podemos decir que esto ocurre para todos los contactos que se realizan en la Internet con fines matrimoniales u otros, porque existen excepciones con felices resultados: conocemos hoy que existen parejas felizmente casadas y de serias ofertas de trabajo; pero no descartamos que el índice de víctimas es muy alto, aprovechando precisamente la ingenuidad de algunas personas, su necesidad de trabajo, su necesidad (¿angustia?) de pareja y algunos otros aspectos tales como en pensar un mejor futuro económico, así no lleguen a amar su cónyuge virtual o conociendo que la oferta de trabajo no es la de un alto (a) ejecutivo (a), sin impórtarles el precio de esos aparentes beneficios, aceptan el reto como tal vez lo aceptó la dama asesinada por su esposo Alemán.
ALEXANDER DÍAZ GARCÍA Especialista en: Nuevas Tecnologías y Protección de Datos
Ciencias Constitucionales y Administrativas y
Ciencias Penales y Criminológicas.
Autor de la Ley de Delitos Informáticos en Colombia (1273 de 2009)

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *